Investigaciones psicológicas han revelado que en el primer ciclo de la educación infantil (educación de 0 a 3 años) se proporcionan los estímulos adecuados para favorecer la capacidad intelectual y cognitiva de los más pequeños. De hecho, la comunidad científica reconoce la importancia de esta etapa y proclama que “la educación empieza con el nacimiento”.

Son varias las diferencias entre la educación en casa y la educación infantil, y varios también los beneficios de ambos.

 

 

Beneficios de la educación en casa

 

La enseñanza en el hogar facilita la implicación de los progenitores en el proceso de aprendizaje de los pequeños y evita que desatiendan este rol tan importante que tienen en la formación de sus hijos.

Además la atención individualizada que recibe el niño que se educa en el hogar facilita que se respete su ritmo natural de aprendizaje y de adquisición de habilidades, es decir, la educación se adapta a las características del niño.

La familia tiene un papel esencial en la educación del niño durante la infancia, puesto que el aprendizaje durante esta etapa tiene menos que ver con la didáctica y más con las competencias y habilidades, entre ellas la autonomía, las capacidades afectivas, la interrelación con los demás o las destrezas comunicativas.

Algunos especialistas creen que el juego debe primar sobre las enseñanzas formales durante la etapa infantil.

 

 

 Beneficios de la educación infantil

 

Compartir el momento de aprendizaje con otros niños fomenta las relaciones sociales de cara a los demás. En la guardería se aprenden conductas importantes como compartir las cosas o se empiezan a experimentar las primeras nociones de amistad.

La primera infancia es cuando se forma la personalidad del futuro adulto, por lo tanto, es muy importante que se interioricen ciertos hábitos básicos y destrezas sociales para el futuro. Tales como el orden, la higiene, la alimentación y el sueño son aptitudes claves a desarrollar para asentar las destrezas sociales.

La escolarización temprana ayuda a consolidar patrones de conducta adecuados, ya que se desarrollan habilidades por medio de la estimulación, que prepara el cerebro para los aprendizajes posteriores.

Con los ejercicios de psicomotricidad individuales o en grupo que se realizan en las guarderías  se promueve la actividad neuromotora, el conocimiento del propio cuerpo, la lógica y el razonamiento.

La educación de la primera infancia proporciona una valiosa experiencia y preparación para la transición a la escolarización a nivel primario de los más pequeños.

 

 

Con este pequeño análisis podemos llega a la conclusión de que no hay segunda oportunidad para la infancia. Por lo tanto, es fundamental hacer todo lo posible por el bien del niño, su nutrición, crecimiento, salud, aprendizaje y desarrollo, y sobre todo su felicidad.

Como padres, sabemos que si trabajamos no podemos estar con nuestros hijos durante todo el día por lo tanto, hemos de buscar un lugar donde le ofrezcan el cariño y los valores que le ofrece la educación familiar. Que tenga además una atención individualizada y se le atiende en sus necesidades básicas. Si además, se relacione, aprende, conoce su cuerpo y sus capacidades y emociones estaremos tranquilos y satisfechos de nuestra labor como padres.

En Anaka Haur Eskola de Irun os ofrecemos todo esto, ya que nuestro proyecto está constituido en una educación infantil basada en los beneficios de la guardería y los beneficios de estar en un hogar.  El cariño, las atenciones individualizadas y las necesidades básicas que se cubren en una educación en casa y el conocimiento y desarrollo personal y relaciones sociales de la guardería son nuestras claves del día a día. Si quieres más información sobre nuestro proyecto pincha aquí, o ponte en contacto con nosotros en el 943 61 18 89.